2. Métodos de Curación

Ya que la sociedad taína estaba basada en la espiritualidad, ellos le atribuían un fin religioso a todo lo que acontecía en su alrededor. Las enfermedades eran un ejemplo de ésto. “Ellos consideraban que éstas eran castigos justos enviados por los dioses por faltas cometidas, por tanto, la salud era un don divino”3.

“Los métodos de curación eran esencialmente mágico-animistas1”. Generalmente, éstos consistían en  ir a la casa del enfermo pintados de negro, para así ahuyentar al espíritu de la enfermedad. Antes de salir, se aseguraban de llevar pequeñas piedras o pedacitos de carne, amarrados en una bolsa, para introducirlos dentro de su boca. Al llegar a la casa, todos los familiares callan y sacan a los niños afuera. “Y estando así solos, toman algunas hierbas del güeyo… anchas, y otra hierba, envuelta en una hoja de cebolla, media cuarta de larga; y una de los dichos güeyos es la que toman todos comúnmente, y trituradas con las manos las amasan; y luego se la ponen en la boca para vomitar lo que han comido, a fin de que no les haga daño”4. Luego, inician unos cánticos y beben de la pócima. El Behique inicia el ritual palpándolo por los muslos, hasta los pies; tira de él fuertemente, como si quisiera arrancar al espíritu. Entonces procede a soplar, juntar las manos y cerrar la boca; le tiemblan las manos y aspira el aliento. Se acerca a alguna parte del cuerpo del paciente, generalmente el cuello, el pecho o el vientre, y lo chupa. “Entonces, comienza a toser, como si hubiese comido algo amargo y escupe en la mano lo que anteriormente se había introducido a la boca”4. Si era carne lo que escupía, le dice al enfermo que ha comido algo que le ha producido el mal, y que el cemí se lo había puesto dentro de su cuerpo porque no le había hecho la suficiente oración o no le había fabricado algún templo. Y si era piedra lo que escupía, le decía que la guardara, ya que era una piedra buena y que lo ayudaría a hacer parir a las mujeres.

Según las bibliografías encontradas, los behiques trataron parasitismo intestinal, lesiones cutáneas, diarreas, constipación, asma, dificultades urinarias, dolores, acné, heridas, contusiones, etc. Se conoce que el agua fue uno de los principales recursos para los métodos de curación de aquella práctica médica. “Utilizaban algunas plantas como la yerba santa, la manzanilla, la guayaba, la piña, el bejuco, el tabaco, la canela, la verbena, el betumen, guaguasi, goaconax, la jagua, guácima, guayacán y el palma cristi, entre otras”3.

También tenían como costumbres el aislamiento de los enfermos para evitar el contagio, y el enterramiento de los muertos en zonas lejanas, ya que tenían la creencia de que el mal o espíritu que afectada al enfermo, podía traspasarse a otro familiar. Otros métodos curativos destacados, eran los masajes. Estos consistían en palpar distintas partes del cuerpo del enfermo, con el fin de extraer la enfermedad o el mal que lo afectaba.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: