3. El Behique vs la Muerte

Los behiques, al ser tanto los intermediarios entre los dioses y los hombres, como médicos y curanderos, tenían mucha influencia sobre la población en general. “Sin embargo, la religión en sí estaba en poder de los hombres, correspondiéndole al cacique el ser jefe, guerrero y religioso al mismo tiempo4.

Una de las creencias más generalizadas era el cemitismo, representado por ídolos o cemíes, considerados como dioses tutelares. Entre los cemíes mas aceptados estaban las “piedras de tres puntas” o trigonolitos, los cuales eran comúnmente relacionados con rituales de fecundidad, tales como la productividad de los conucos y la reproducción de los seres humanos.

En cuanto al animismo, el taíno creía que los espíritus de los muertos habitaban en los árboles. Creían percibir la presencia de éstos cuando se producían movimientos de las ramas o cuando las raíces se ramificaban de manera especial. Cuando ello ocurría, el behique buscaba interpretar los deseos que los muertos querían manifestar, según la creencia.

La veracidad de los actos del Behique no eran juzgados, ya que todos los habitantes de la tribu confiaban de su autenticidad y del poder que los dioses le habían otorgado. No obstante, si el enfermo era pariente del cacique u otro principal, y moría, se hacían pruebas para determinar si el behique era el culpable de la muerte, por no haber realizado el ayuno obligatorio. Para probar esta culpabilidad, se hacían dos pruebas:

  • Se le cortaban las uñas y cabellos al muerto. Se hacían polvo y se unían con el jugo de determinada planta. Se le daba al muerto por la boca hasta que respondiera las preguntas que se le formulaban sobre su enfermedad y a qué se debió su muerte.
  • Se echaba al muerto en una hoguera tapada con tierra y se esperaba a que hablara diez veces.

Si se determinaba la culpabilidad del behique, los familiares del muerto tenían todo el derecho de golpearlo hasta dejarlo muerto o casi muerto. Como el behique casi siempre salía vivo de la masacre de golpes, los taínos creían que él poseía una clase de cemí en forma de culebra que lo resucitaba de los golpes. Puesto que casi siempre el behique no moría recibiendo golpes, los familiares le arrancaban los ojos y los testículos para asegurar la muerte de este.

“El hecho de la venganza contra los behiques, era un derecho exclusivo de los caciques y principales, esto refleja el grado de jerarquía existente en la sociedad taína y la subordinación del behique al cacique y los principales4.”

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: